Aztikeria Teatro

Entradas recientes

Síguenos

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Youtube Síguenos por RSS

Por una pedagogía del teatro

Andrea Soler • 10/Abril/2013 11:02 AMComéntala ()

¿Se puede enseñar a actuar, dirigir o escribir teatro? La respuesta es obvia: claro que sí. Sin embargo, hay más de uno que opina lo contrario; y con más de uno no me refiero a unos cuantos desconocedores de la materia, sino a una inmensa mayoría de profesores de teatro que van por la vida exhortando a los aspirantes a artistas a mostrar su talento, antes que darles una buena lección de técnica.

Se parte de la creencia, prejuicio, sentencia, o como queramos llamarlo, de que el talento es una especie de don otorgado de forma innata a unos cuantos elegidos y que tocados por esa varita mágica esos casi dioses no tienen más que pararse en un escenario y brillar. Poco a poco se irán acostumbrando a las tablas hasta que la escena será una misma con ellos y conseguirán conmover hasta el más insensible espectador. Esos talentos, tan raros, hay que encontrarlos y darles la oportunidad; luego, lo harán solos. La escuela se presenta, en este sentido, como una audición. Y el docente es el visor que decide quién posee el regalo de dios y quién debe mejor dedicarse a otra cosa.

Continuar leyendo Por una pedagogía del teatro »

Postulados para un teatro de última generación

Alfonso Pinkus13/Febrero/2013 10:20 PMComéntala ()

Una de las muchas interrogantes que permanecieron constantes en mi cabeza durante mis estudios de teatro en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y que nadie (al menos de manera satisfactoria) pudo responderme durante mi paso por la universidad fue cómo debía ser el teatro de nuestra generación.

Aquí debo comenzar por exponer un punto inicial: por nuestra generación me he de referir a la generación de jóvenes teatristas cuya edad oscila entre los 20 y 30 años y que veo marcada por diversas características comunes: una infancia en los noventas desprovista de toda la parafernalia tecnológica del siglo XX, entre cuyos referentes siempre ha estado la cultura estadounidense y cuya idiosincrasia está marcada por las crisis económicas, el miedo al gobierno, los estereotipos chabacanos del mexicano y los discursos dogmáticos sobre quiénes somos basados en filosofías que ya no nos parecen representar; una adolescencia en los dosmiles marcada por el boom del Internet y las redes sociales, una cierta estabilidad económica (con sus diversas y terribles vicisitudes) en el país, la globalización generalizada de este nuevo siglo, el relevancia de los derechos humanos y las nuevas luchas sociales de esta última década (desde los derechos para las parejas del mismo sexo hasta los movimientos surgidos del #OccupyWallStreet o la caja de Pandora abierta por WikiLeaks).

Podría decir, tomando palabras prestadas de un colega cercano, que somos la generación del 11 de septiembre de 2001, la que vivió la catástrofe de primera mano, en cadena nacional, y que estamos ansiosos por dejar atrás toda la mierda (la cual todavía estamos tratando de terminar de reconocer) que nos han heredado nuestros antecesores.

Continuar leyendo Postulados para un teatro de última generación »

Isabel

Andrea Soler • 07/Septiembre/2012 1:25 PMComéntala ()

Mi mente se encuentra atormentada por cientos de preguntas que ni siquiera sé formular. Una conversación tal vez pueda despejarme la mente. Una conversación con Isabel. Isabel está muerta, debo emprender un viaje para buscarla, para encontrarla. Desciendo al mundo de los sueños, de la irrealidad, el de los muertos. No soy capaz de notar en qué momento me transporté ahí. No soy capaz de ir directamente a buscarla, antes debo aclararme algunas cosas sobre mí. Sobre mí y mi relación con ella. Mi camisa se encuentra completamente empapada. ¿Es sudor? ¿Estaré en el infierno? De cualquier manera debo cambiarme de ropa. Un día en un mundo como este solo se puede comprar ropa con los gitanos. Ahí hay algunos. Voy y compro dos camisas antes de dirigirme a mi primer encuentro. El sudor no parará. Entro en un espacio estéril. Aire acondicionado, paredes blancas, pisos de madera, ventanas que dan a cuidados jardines. Tengo demasiada sed. Busco el bar del museo y rápidamente lo encuentro. Me recibe un verdadero profesional. Me informa que están a punto de cerrar el museo. Entro al cuarto de Van Gogh. El de su pintura. Aun con el trago en la mano. El mismo que me preparó el muchacho del bar. Ahí está él. Antes de que yo diga nada comienza a hablar él. Has de estar hambrienta -me dice. Salimos a comer. Una mujer increíblemente alegre y gorda nos recibe. Habla de la comida como si fuera lo más importante de la vida. No puedes vivir en dos lados -dice- el lado de la realidad y el lado del sueño. Pienso en Isabel. Después Van Gogh comienza a hablar de ella como si la conociera mejor que yo. Habla sobre su melancolía como si fuera la misma que la de él, la mía. Me voy de ahí, debo darme prisa. Encuentro a un vagabundo leyendo en un parque y me asusta. Salgo corriendo y el pasillo se llena de pinturas de Van Gogh. Al fondo Isabel, quien todo el tiempo estuvo ahí. Está llorando, lo sé porque la escucho. Trato de acercarme a ella y darle consuelo. ¿Quién me he creído para dar consuelo a esa mujer? No me atrevo a acercarme. Mis preguntas han perdido importancia. Al verla soy conciente de mi profundo egoísmo. Mi viaje ahí no tiene nada que ver con ella. Solo conmigo, con mi propia mortalidad, no con su muerte. Temo que se dé vuelta y me encuentre ahí. Hacerle más daño del que ya está hecho. Me siento a observarla. Su llanto no cesa. De ninguna forma llora por mí.

Fulana, o Mengana

Beatriz Álamo21/Agosto/2012 11:24 AMComéntala ()

Mientras más verde parece el pasto de mi vecino, con más astucia me entrego al reto de caminarlo descalza yo misma, pero mientras más me alejo de la cueva, más envuelta en ella me encuentro.

Uno hace todo lo que es necesario para reconciliarse consigo mismo, porque no hay nada mejor que dejar salir las frases más sobadas de nuestra jerga desde las tripas, y no desde la cabeza.

Hoy, igual que los días anteriores he querido venir a dejar salir un poco de lo que me fuerzo a compartir. Seguramente por eso parece no salir nada, y cómo no, si la pequeña ventana de mi boca no hace equilibrio con el mar que viene adentro apretando un nudo en mi garganta.

Continuar leyendo Fulana, o Mengana »

Desde Escocia con amor

Alfonso Pinkus06/Agosto/2012 5:15 PMComéntala ()

Afuera llueve. El lugar desde donde escribo es un flat maloliente en la capital de Escocia, Edimburgo, por lo que mi primer declaración no es de extrañarse. Han pasado 5 días ya desde que estamos en esta ciudad al norte del Reino Unido y ya hemos pasado de todo. Como en todo viaje, existen muchas historias que contar, así que les compartiré algunas de las impresiones sobre nuestra estancia en este país septentrional.

Fotos de Beatriz ÁlamoEn esta ciudad, lo primero que puede uno notar al bajarse del avión es que aquí el verano dice esta boca no es mía. Y es que está ubicada al sur de un estuario bastante grande que desemboca en el Mar del Norte y entre dos pequeños cerros, el Hollyrood (nada que ver con su pariente cuasi-homófona, Hollywood) y el cerro donde está ubicado el Castillo de Edimburgo. Como podrán imaginarse, se crea un pequeño altiplano desde donde domina la vista al estuario y por el que suben y bajan los vientos tanto o más como suben y bajan los autobuses double-deckers por sus calles.

Nunca he estado en Barcelona pero cuentan que la sensación de sí estar en un país aparte es muy parecida a la de estar en Escocia. Nada tiene que ver con Londres. Incluso, casi no se ve la Union Jack por ninguna parte y más bien predomina la bandera azul con la cruz de San Andrés, emblema de esta región. Los escoceses mismos son mucho más cálidos y sonrientes, con un acento mucho más cerrado y tres veces más pelirrojos. Mientras en Londres se celebran unas calurosas olimpiadas, acá el ambiente está en el polo opuesto.

Continuar leyendo Desde Escocia con amor »

La generación resentida: Crónica de la función de Hurt

Op-ed • 22/Julio/2012 2:18 AMComéntala ()

Por Amory Blaine

Aquí se hace teatro. Hay que decirlo. Se construyen escaleras a domicilio, también. Y tras subir tantos y tantos escalones, se rentan habitaciones para un puñado de sueños. Así se comienza. Sueños y teatro. Buena combinación. Pongan ustedes el plato donde se han de servir: Aztikeria. Si se mira bien, no es tan fácil. Porque las habitaciones que más se rentan son para las pesadillas. Incluso en temporada de vacaciones. Eso es lo que significa dedicarse a cualquier actividad cultural en este país. Burocracia. Ineptitud. Indiferencia. Pongan ustedes lo que se les ocurra. Siempre y cuando lo pongan en boca de alguna autoridad cultural. Los compañeros de Aztikeria lo saben. Y por momentos parece que se resbalan unos cuantos escalones, quizás y pasan rosando el barandal y miran hacia abajo, una pierna por acá, otra por allá: un vacío, un enorme vacío. Pero se levantan. Lo hicieron hace un año. Fue cuando llegaron a Edimburgo, al festival... Fíjate: uno de los más importantes a nivel mundial. Claro que no es cualquier cosa. Cómo se lo explicas a alguna autoridad cultural. Y lo mejor es que allá cargaron un verbo: aprendizaje. Total, de eso también se trata el teatro. Aprendizaje de las creaciones del otro. De un país por completo distinto al nuestro. De las prisas y el poco dinero. Cómo explicas lo que cuesta sostener un viaje así. Estamos ahora en 2012. El tiempo acá pasa mucho más rápido que cualquier cambio de escenografía. Se van de nuevo. Ahora no es igual: cargan experiencia y eso, Walter Benjamin nos lo dijo, asegura un camino menos accidentado. Pero antes, la intención de obtener recursos. Y la cita es el lunes 16 de julio. Lugar: teatro orientación del centro cultural del bosque. Buen sitio. Llegas a buena hora, compras tu boleto y tienes cerca una cafetería donde te pides una cerveza, ocupas una de las tantas mesas, admiras el cielo, escribes y de vez en vez también escuchas comentarios acerca de las obras que ahí se presentan.

Continuar leyendo La generación resentida: Crónica de la función de Hurt »

Los cuchillos del vaquero

Op-ed • 28/Junio/2012 9:36 PMComéntala ()

Con esta ficción de Óscar Garduño se inaugura la sección Op-ed del Blog de Aztikeria Teatro.


Los cuchillos del vaquero

Por Óscar Garduño Nájera

Llevo la cerveza de lata en una mano. Con la otra intento limpiar mis labios. Trato de ponerme de pie. Nada. Unas piernas que permanecen amarradas al piso como por un maldito hechizo. Pasan unos segundos. Casi parece que los cuento con un segundero que se activa en mis atontados pensamientos. Tras, tras, tras. Escucho tu voz. Aunque no entiendo, sé que algo me dices. Subes el tono, molesta. Luego metes tus brazos por debajo de los míos y me arrastras hacia la cama. Ahora soy un muñeco con el que puedes hacer cualquier cosa.

Excepto cogerme. Parece que lo repites entre dientes. Excepto... eso no nos viene bien desde hace unos días. Lo siento: debajo de las cobijas te abrazo, siento la tibieza de tus nalgas. Repego mi cuerpo contra el tuyo y mi cabeza gira por la recámara.

Continuar leyendo Los cuchillos del vaquero »

Libérrimas y geográficas memorias del teatro argentino (parte 1)

Lorena de la Parra • 15/Junio/2012 6:06 PMComéntala ()

Respondez! Respondez!
Let every one answer! let those who sleep be waked!
        let none evade!
(How much longer must we go on with our affectations
        and sneaking?
Let me bring this to a close--I pronounce openly for
        a new distribution of roles;)
Let that which stood in front go behind! and let that
        which was behind advance to the front and
        speak...

Walt Whitman.


No evitaré hacer comparaciones, al contrario, las haré intencionadamente con alevosía y alegría. De la ventaja preferiría no hablar todavía.

Un breve preámbulo (o como, diría López Velarde: un breve proemio)

Desde marzo a mediados de mayo del presente tuve el enorme privilegio de ver in situ mucho teatro argentino de todo tipo. Digo in situ, sí, por la pedantería propia de quien gusta de las letras y sus recovecos y porque fui espectadora del teatro profesional independiente, amateur y comercial de la cuna de Maradona.

Continuar leyendo Libérrimas y geográficas memorias del teatro argentino (parte 1) »

Aztikeria Teatro presenta HURT en The Edinburgh Festival Fringe 2012

Alfonso Pinkus03/Junio/2012 12:27 PMComéntala ()

posterhurt.jpgTengo la fortuna de anunciarles que nos vamos este año, por segunda ocasión consecutiva y para dar seguimiento a nuestro trabajo el año pasado, a The Edinburgh Festival Fringe, el festival de artes escénicas más grande del mundo, que se realiza todos los años en el mes agosto en Edimburgo, capital de Escocia, Reino Unido. Este año presentaremos HURT a lo largo de dos semanas siendo, además, la única obra mexicana presente en el festival; el año pasado fuimos los únicos latinoamericanos.

Este festival, que comenzó en 1947 al marco (de ahí el nombre) del Festival Internacional de Edimburgo, ha ido creciendo año con año y es un festival abierto, un gran showcase, en el que se presentan todo tipo de espectáculos de artes escénicas; desde teatro y danza, hasta circo, cabaret y stand-up comedy. En todas las categorías se suman más de 2,000 espectáculos diferentes de compañías de todas partes del mundo.

Como compañía, estamos muy interesados en presentar nuestro trabajo en otras partes del globo y conocer las diferentes propuestas que se generan para mantenernos en formación constante, intercambio de ideas y discursos y a la vanguardia. Cabe mencionar que todo esto gracias al trabajo de la compañía y con el apoyo del Conaculta y del INBA.

Continuar leyendo Aztikeria Teatro presenta HURT en The Edinburgh Festival Fringe 2012 »

Porque los lectores prefieren el cambio

Lorena de la Parra • 21/Mayo/2012 9:05 PMComéntala ()

Cuando escuché (o vi en la pantalla) la propuesta del tema para esta edición1 me sonó un poco a libro de superación personal. "El cambio", pensé. "Las siete leyes del cambio por Deepak Chopra", pensé (ignoro si este señor tiene un título así pero no me extrañaría nada). Claro que visto de ese modo es un tema que engendra prejuicios como muchos temas que la psicología postmoderna y barata que se encuentra en la sección de "literatura" del Sanvorns2 puede engendrar.

A mí, al menos, me parece que esta "literatura" es capaz de desvirtuarlo todo. Las relaciones, por ejemplo. En su afán por ayudarnos a comprenderlo todo (¿será ése su afán o más bien: venderlo todo?) le ponen título a cualquier tipo de relación o experiencia. El bullying es uno de mis favoritos. Una nueva y democrática visión de una experiencia humana que ha existido desde tiempos inmemoriales pero que hoy, como cualquier otra cosa, es motivo de escándalo. Otros temas muy socorridos son las formas de comer (comer mucho, comer poco, qué comer, lo malo que es no comer, lo terrible que es comer mal) o el sexo ("la sexualidad" si hablamos su idioma) o el amor (lo que sea que llaman así). Nuevos y cambiantes manuales (porque las reediciones aparecen cada año) que nos ayudan a "mejorar como individuos", a ser seres más "evolucionados y completos en todos los aspectos de nuestras vidas"... según ellos.

Continuar leyendo Porque los lectores prefieren el cambio »

VER MÁS ENTRADAS »

esto es el
BLOG
de Aztikeria Teatro

Archivo mensual

También puedes leer


Este blog tiene una
Licencia Creative Commons.